Todos estamos condicionados a esta máxima, beber 2 litros de agua al día, pero pocos entienden realmente porqué debemos hacerlo, y si esta receta es universal, sin considerar edad, clima, estado de salud necesidades calóricas, entre otros. Por qué el agua es un líquido vital y repercute tanto no ingerir la cantidad que necesitamos. Aquí va una simple declaración de principios sobre vitalidad y salud.

Por Weheal

Todos somos conscientes de que necesitamos agua para vivir. El experimentar la sensación de sed es bien complejo, porque significa que hemos llevado al cuerpo a un límite en la disponibilidad de agua, nuestro volumen de sangre cae, esta se espesa y empezamos a alterar capacidad de coagulación, funcionamiento cardiaco, renal, hepático, intestinal y cerebral, haciendo que el cuerpo se sienta fatigado, extenuado, afecta la concentración, incapaz de tomar decisiones adecuadas, de retener y memorizar, entre otros.

En resumén, la falta de suficiente agua en nuestro organismo desequilibra completamente su funcionamiento. Ojo, las bebidas, jugos, infusiones, cafés y otros no son agua, tienen otros componentes. El cuerpo necesita agua pura.

La hidratación adecuada del organismo produce que los flujos, células, mucosas, estén adecuadamente irrigadas, y, de esa forma, las hormonas, vitaminas, nutrientes, los procesos de desintoxicación se regulan y operan con normalidad.

El cuerpo puede vivir un tiempo no menor sin comida, dependiendo de los depósitos de grasa disponibles en este, desde donde a modo de emergencia el organismo saca energía, pero sin agua no pasamos más allá de 3 a 5 días.

La ingesta recomendada de agua diaria si varía por persona dependiendo de su edad, peso, estado de salud, dieta, clima y actividad física. La recomendación para un adulto de estatura y peso promedio, no siendo deportista de alto rendimiento o exigencias es que ingiera un mililitro por cada kilo caloría. Por ejemplo, si un hombre adulto tiene una dieta diaria de 2.500 calorías debe ingerir 2,5 Lts de agua al día. En el caso de los niños por su tamaño y necesidades nutricionales la ingesta de agua se reduce en promedio a 1,5 lts diarios.

Para ejemplificar los beneficios de una adecuada cantidad de agua al día listaré al menos10 de los más relevantes.

1.- Previene el estreñimiento: Muy simple más agua ablanda las evacuaciones toda vez que mejora el estado de la mucosa intestinal favoreciéndola labor de este órgano.

2.- Protege los riñones: Ayuda a que trabajen fácilmente eliminando las toxinas del cuerpo y disminuyendo la probabilidad de producir cálculos renales.

3.-Conserva la piel más joven: las células epiteliales necesitan agua. El tan utilizado ácido hialurónico se encarga de eso de retener el agua en la piel y hacer que esta luzca brillante y más lisa. Como resultado, las arrugas se notan menos.

4.- Ayuda el rendimiento físico e intelectual: La deshidratación es la principal causa de la fatiga. Tomar agua te mantiene activo. La falta de ella afecta las habilidades cognitivas, atención, memoria, rapidez de respuesta y toma de decisiones.

5.- Mantiene la boca saludable: favorece una adecuada cantidad de saliva, facilita la deglución de alimentos y mantiene la presencia de sustancias que controlan las bacterias de la boca.

6.- Facilita la función del corazón: Si tomamos poca agua hay menos sangre en el cuerpo y obligamos al corazón a trabajar más y latir más rápido.

7.- Mejora la resistencia de los ligamentos: Al beber agua las articulaciones se mantienen lubricadas y disminuimos el riesgo de lesiones al hacer actividad física.

8.- Ayuda a que las mucosas sean más resistentes: las mucosas son muchas veces puerta de entrada para factores patógenos, ojos, nariz, boca y garganta mantienen mucosas más sanas con mayor hidratación.

9.- Regula la temperatura del cuerpo: Limita el calor y frio corporal. Al sudar perdemos agua y el cuerpo se enfría el agua regula térmicamente el cuerpo otra vez.

10.- Ayuda a mantenernos en forma: Una buena hidratación permite que el metabolismo funcione adecuadamente a la velocidad que necesitamos. Un vaso de agua antes de comer reduce la necesidad de ingerir más calorías.

El agua no sólo quita la sed. Queda claro que es ultra necesaria para el adecuado funcionamiento del organismo. Consumirla es una necesidad y además un buen hábito de salud. Si tu dieta es de 2000 calorías diarias acompáñala con 2 litros de agua u 8 vasos durante el día.

Leer también: INMUNIZANDO A NIVEL DE APETITO CON PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link