Si de emprendimientos innovadores se trata, Nomad Coffee Truck es uno de los protagonistas en la escena cafetera en nuestro país. Un proyecto que reúne lo mejor de las nuevas tendencias del café de especialidad desde una mirada que busca concientizar sobre la responsabilidad ecológica de productores y consumidores desarrollando prácticas que sean amigables con el medio ambiente. Todo esto en medio de algunos de los paisajes más hermosos de la zona más austral de Chile. Te invitamos a descubrir la historia detrás de esta cafetería sobre ruedas de la mano de sus propios protagonistas quienes nos cuentan sus experiencias y motivaciones.

Por Carlos Peña

¿Quiénes componen Nomad y cómo inició este proyecto? 

Nomad, y pronto se enteraran el porqué del nombre, lo componemos Daniela (31) y Enrique (32), ambos extranjeros (Argentina y Uruguay respectivamente) que tras vivir 3 años en Nueva Zelanda trabajando en el sector hospitality y luego de viajar por Asia, decidimos volver a Sudamérica a emprender nuestro propio proyecto. Y el lugar elegido para esto fue Puerto Natales, lugar que ambos ya conocíamos y al que siempre queríamos volver.

El proyecto en sí de cafetería sobre ruedas nació mientras buscábamos un vehículo para convertir en camper van, y fue así que dimos con nuestro ¨Mercedito¨. Luego de ver que mecánicamente estaba bien, ya estando dentro de él y viendo el amplio espacio (y también pensando en que si queríamos viajar íbamos a tener que trabajar de algo) poco a poco nuestra idea empezó a cambiar y pasamos de imaginarnos una habitación, el baño, el living, etc. a imaginarnos una barra, una ventana grande que se abre para atender hacia afuera, imaginar donde iría la máquina de espresso, la barra, pensando en el clima patagónico imaginábamos un espacio donde las personas podían entrar y disfrutar de su café de especialidad mientras observaban las increíbles vistas que ofrece la región a través de los grandes ventanales que pensábamos mantener, etc.

¿Y porqué una cafetería de especialidad sobre ruedas y no otra cosa? Bueno, ambos teníamos experiencia en el rubro de cafetería de cuando vivíamos en Nueva Zelanda. Además, el sueño de Daniela siempre fue tener una cafetería o casa de té, mientras que Enrique desde chico le encantaba los camiones y sabía manejarlos. ¡Fue la oportunidad perfecta para combinar esas dos pasiones!

Fueron largos y difíciles meses de conversión del vehículo, pero el esfuerzo valió la pena y hoy no solo nosotros lo disfrutamos sino todos quienes nos visitan en la costanera de Natales.

¿Cuál es el concepto detrás de este emprendimiento y que los motivó a dar un rol protagónico a la sustentabilidad?

Nuestro concepto se enfoca en viajar, en la vida al aire libre y actividades outdoor,  mientras acercamos a más personas el café de especialidad y toda la cultura que gira en torno a éste.

Respecto a la sustentabilidad, desde el primer momento en que decidimos comenzar con Nomad definimos que nuestro objetivo era ser un aporte en cada lugar donde nos ubicáramos, entonces todo está pensado en función de eso. Por citar un ejemplo, desde un principio sabíamos que no íbamos a utilizar un generador convencional de energía. Si bien tampoco sabíamos bien cómo hacerlo, no nos imaginábamos ubicados en la costanera de Natales, con una vista hermosa de mar, montañas y glaciares, frecuentado por turistas y por gran cantidad de aves! con el ruido y contaminación de un generador eléctrico. Eran cosas simplemente incompatibles para lo que queremos ser y transmitir. Y eso fue solo el inicio…

Lo primero fue la instalación de los paneles solares, sin eso no había cafetería. Fue una gran inversión, pero saber que tenemos energía a donde sea que vayamos y que viene del sol es hermoso. También intentamos reducir al mínimo el uso de productos plásticos y sobre todo el proveniente de los vasos de polipapel. Es por eso que tenemos mugs (vasos térmicos reutilizables) con nuestro logo, vasos comportables y biodegradables (solo lavarlos y enterrarlos o ponerlos en la compostera es suficiente), y vasos comestibles que además de no generar basura son ¡deliciosos!

Otras acciones a destacar por ejemplo es que desde el primer día de Nomad lavamos y guardamos todos los tetrapack de leche para darles un segundo uso ya sea nosotros o regalándolos a quien necesite (son muy buenos como aislantes o para hacer eco-ladrillos). También hemos organizado jornadas de limpieza de la costanera junto a otras ONG locales y voluntarios, y otras jornadas de recolección de colillas de cigarro en eventos, donde siempre incluimos algún estímulo extra para quienes colaboran pero donde sin duda alguna los objetivos principales son concientizar a las personas (tanto las que colaboran como las que no lo hacen pero ven los resultados) de la cantidad de basura que generamos y aumentar nuestro impacto positivo en el lugar que elegimos para vivir y trabajar. 

¿Y cómo ha sido la recepción del público?

Si bien desde un principio confiábamos plenamente en nuestro producto/servicio también teníamos muchos miedos, relacionados a que abrimos en invierno (fuera de temporada), ambos siendo extranjeros, con un producto/servicio nuevo y no tradicional, una ubicación alejada al centro, etc.

Y sí, fue difícil. Como toda cosa nueva cuesta al principio. Pero viéndolo en perspectiva, abrir fuera de temporada fue algo bueno. Nos permitió trabajar de manera más relajada mientras íbamos afinando procesos, y al mismo tiempo nos permitió poder brindar una atención de mejor calidad. Podíamos tomarnos el tiempo y hablar de las características de los café que trabajábamos, y con los más curiosos hasta contar nuestras historias personales y/o las mil historias del proceso de creación del Nomad.

En fin, nos permitió darnos a conocer de una mejor manera y también nosotros conocer a los locales, a quienes vamos a estarles siempre agradecidos por habernos recibido como uno más, y quienes ya nos hacen sentir como en casa.

¿Cómo han visto evolucionar la escena de café de especialidad en Chile y en especial en su región?

Va creciendo de a poco pero de manera constante. Si bien todavía falta mucho por hacer, estamos felices de ver a nuevas cafeterías y tostadurías incorporarse al ruedo lo cual es beneficioso para todos. De alguna manera entre todos estamos acercando este tipo de propuesta y productos a más gente, que una vez que lo prueban notan la diferencia y les cuesta volver a las opciones de café más tradicionales. Respecto al desarrollo dentro de nuestra región Magallanes, si bien somos pocas las cafeterías de especialidad creemos que hay algunas de excelente calidad y todas con su impronta distinta. Así que extendemos la invitación a todos los amantes del café de especialidad que estén leyendo esta nota, a que cuando visiten la zona se permitan hacer un recorrido cafetero para disfrutar de las distintas opciones y encontrar su preferida.

¿Qué planes tienen para el futuro?

Para el futuro a corto plazo, seguir adaptándonos en este nuevo escenario producto del COVID-19 y poco a poco ojalá ir volviendo a una nueva “normalidad” donde podamos volver a recibir visitantes de todo el mundo que se acercan a la región en busca de conocer la octava maravilla Torres del Paine.

Y más a largo plazo tenemos como plan el viaje a través de Chile (que estaba planificado para este invierno 2020 y no pudo ser). Eso va a ser para nosotros la concreción final del sueño “Nomad Coffee on the Road” llevando la cultura del café de especialidad a todos los rincones del país, conectando cafeterías y personas amantes del buen café y mostrando nuestra propuesta a todo el que se acerque. También nos gustaría ir compartiendo nuestras experiencias como emprendedores, como soñadores, y también con todo lo referido a sustentabilidad. Para que en cada lugar por donde pase el Nomad deje un impacto positivo aunque sea pequeñito.

Leer también: 3 BARISTAS, 3 PREPARACIONES CON CAFÉ

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link