A propósito de la distinción de la revista Business Destinations, que ubicó a nuestra ciudad en el primer lugar en el turismo de convenciones en Latinoamérica, quisimos saber el alcance del premio y sus consecuencias en el tiempo en una industria que mueve 135 billones de dólares anualmente en el mundo, y que en Chile no para de crecer. CityMagZ conversó con el ex intendente de la Región Metropolitana, la directora ejecutiva de Imagen País y el presidente de Santiago Convention Bureau, importantes actores en el logro.

A partir de un trabajo sostenido en el tiempo, Santiago logró consolidarse como una importante ciudad para convenciones y congresos internacionales, alcanzando un estatus propio de las grandes urbes. En un mercado que a nivel mundial moviliza 135 billones de dólares al año, la capital de Chile aparece como una de las opciones importantes para el turismo de negocios, el que se vincula directamente con viajes relacionados con obligaciones de carácter profesional. Según consigna la Subsecretaría de Turismo, durante 2014 Santiago se posicionó como la segunda ciudad de América con más congresos y convenciones internacionales. En ese año, un total de 665 mil turistas de negocios llegaron al país, los que generaron más de 630 millones de dólares, un 3% más que el año anterior.

En 2015 Santiago ya se perfilaba como posible capital del turismo de negocios de la región, al menos así lo manifestaba Roger Tondeur, presidente y fundador de Mci Group, importante empresa internacional dedicada a la organización de congresos, reuniones de negocios y eventos empresariales. “Hoy América Latina aparece como una de las mejores opciones en el concierto internacional como destino de eventos de carácter global y Santiago de Chile, que actualmente ocupa el tercer lugar en diversos rankings internacionales como destino de reuniones y eventos de negocios, reúne grandes condiciones para convertirse en la primera opción en esta área”, comentaba el suizo.

Ya en 2016, el ranking que elabora anualmente la International Congress and Convention Association (ICCA), ubicó a Santiago en el tercer lugar en el ranking de las ciudades con más eventos internacionales. La capital de Chile organizó 64, superando a Río de Janeiro, São Paulo, Bogotá y Nueva York, entre otras ciudades con experiencia en la materia. Este auspicioso panorama impulsó al Santiago Convention Bureau, en conjunto con Imagen de Chile, a postular a la capital del país a una de las distinciones que otorga la prestigiosa revista especializada Business Destinations, que cuenta con más de 2 mil suscriptores, muchos de ellos con poder de decisión respecto de las sedes de futuros congresos.

¿EFECTOS POSITIVOS?

A PARTIR DE 2020 El premio de la revista Business Destinations, que suma 10 años enfocada en los viajes corporativos, reconoce la principal oferta existente en distintas categorías de esta industria, que en el caso del turismo de negocios considera conferencias, exhibiciones y reuniones. La selección de los ganadores no se realiza a través de un jurado específico, sino que es el resultado de la visión de compradores y usuarios que votan mediante correo electrónico y redes sociales. Robert Schmitz, presidente de Santiago Convention Bureau, asociación de empresas cuya misión es posicionar a nuestra capital como la mejor ciudad de Latinoamérica para la realización de eventos y reuniones internacionales, comparte la idea de que existían méritos suficientes como para optar a un reconocimiento internacional: “Nos pareció, junto con Imagen de Chile, que era el momento de postular al premio de Business Destinations. Quedamos en una terna y finalmente se determinó que Santiago estaba muy bien catalogado y preparado para el turismo de negocios”.

Del mismo modo, Imagen de Chile, organismo que busca promover aspectos positivos del país en el extranjero, jugó también un rol importante para la obtención del reconocimiento.  Su directora ejecutiva, Myriam Gómez, reconoce los esfuerzos de difusión realizados en el turismo de negocios: “El país lleva más de 25 años promoviéndose y participando en distintas ferias, congresos, exposiciones y seminarios para posicionarse en el concierto internacional”.

La ingeniera civil confía en que la tribuna que otorga el premio de Business Destinations tendrá efectos positivos: “Con estas distinciones esperamos que más ejecutivos y empresas nos consideren como alternativa de sede de sus encuentros, aprovechando la gran oferta que posee la ciudad en planos culturales, gastronómicos y de actividades de esparcimiento, como visitas a los centros turísticos y viñas que la rodean. A eso se suma una importante infraestructura hotelera y de conectividad, que mejorará aún más en los próximos años con un nuevo aeropuerto y más autopistas”.

Robert Schmitz coincide con la apreciación, aunque especifica que las consecuencias positivas se percibirán con el transcurso de los años: “Creemos que tendrá un efecto lento, no inmediato, porque impacta en la toma de decisiones sobre congresos y seminarios que se puedan organizar de 2020 en adelante, porque este rubro funciona al largo plazo. En el corto período es importante para concientizar que Santiago es una muy buena opción en el turismo de reuniones, precisamente como imagen”.

LA IMPORTANCIA DE LA VOLUNTAD POLÍTICA

Schmitz, quien además es gerente general del Centro de Eventos Casa Piedra, reconoce lo relevante que ha sido en el último tiempo el apoyo gubernamental para cumplir con las iniciativas del rubro: “Creemos que estamos logrando después de muchos años que exista una voluntad política respecto a este turismo, prueba de esto es la generación en 2016 de la Corporación de Promoción de Turismo de Santiago, que finalmente después de mucho esfuerzo se concretó”.

Efectivamente, luego de reiterados intentos fallidos se creó dicho organismo, tal como nos confirma Claudio Orrego, ex intendente de la Región Metropolitana: “La idea de articular el trabajo conjunto entre el sector público y privado en esta materia se venía incubando desde hace algún tiempo. Se intentó 14 veces crear la Corporación de Turismo de Santiago para unir a estos sectores mediante un trabajo colaborativo y coordinado, con el fin de potenciar la industria del turismo y lo que ello significa, que es además un importante fomento productivo para la región”.

“Un buen ejemplo de esa articulación es lo que vimos en la reciente feria del mercado de reuniones e incentivos de América Latina y El Caribe que tuvo sede en Santiago, Fiexpo Latinoamérica, de la cual fuimos parte. En esa instancia, compartimos de manera sinérgica los atractivos de Santiago para el turismo de negocios ante tomadores estratégicos de decisiones”, profundiza Orrego.

Robert Schmitz reconoce el respaldo del gobierno en el turismo de negocios, como el apoyo en la adjudicación de la Fiexpo, feria en que se pueden apreciar stands de los distintos países que promueven el turismo de negocios: “La autoridad  está entendiendo que el gasto per cápita de este tipo de turistas tiene otros derivados, gastos aledaños enormes. Por lo tanto, el negocio también está en los lugares próximos del centro de convención: el taxista, el núcleo comercial de la esquina, la propina, etc. Lo que queda en la ciudad es mucho dinero gracias a las divisas que llegan desde el extranjero”.

En los últimos diez años las ganancias derivadas del turismo de negocios se duplicaron, mientras que la cantidad de visitantes por este concepto también creció: para el presente año se espera a  6,4 millones de personas, cifra muy superior a los 5,6 millones registrados en 2016.

EL APORTE AL CONOCIMIENTO

El 80% de los congresos tienen relación con temas médicos y en menor medida con seminarios de tecnología. Para Schmitz, el hecho de organizar este tipo de eventos en nuestro país se traduce en un aporte invaluable en materia de conocimiento.

“Cuando hay un congreso latinoamericano o mundial de ginecología, por ejemplo, viajan desde Chile de 10 a 15 médicos que se relacionan con sus pares internacionales, ven nuevas técnicas, muestras de productos novedosos, etc. Y vuelven esos médicos con un poquito más de especialización. Pero cuando invertiste en organizar un congreso y lo ganas, ¿cuántos ginecólogos chilenos participan en ese congreso internacional? 200, 300 médicos que viven una experiencia nueva que hubiese sido solo para 15 de haberse organizado en otro país ese mismo congreso. Es conocimiento que queda en el país y que aporta a la sociedad”, reflexiona el presidente de Santiago Convention Bureau.

Entre tanta buena noticia, es él mismo quien nos ofrece el contrapunto, de acuerdo a sus vivencias en el extranjero, en relación con qué aspectos aún se debe mejorar: “Lo que falta es ver a Santiago como un solo producto y no como cosas aisladas. En otros países los asistentes llegan en buses brandeados con la imagen del respectivo congreso, y afuera del hotel la gente está con banderas recibiéndolos. Hay un compromiso general, que finalmente genera lealtad y fidelidad con la ciudad. Te acuerdas de eso y de actividades lúdicas y constructivas como la reforestación de plazas, por ejemplo. En Santiago nos falta ese compromiso y creatividad, como la que encontré en Lima cuando abrieron un parque acuático, que ya había cerrado, porque la municipalidad lo solicitó para complacer a los participantes de ese congreso. Seguramente ninguno de los que asistimos lo olvidaremos”.

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link