Los profesionales de la salud mental agrupados en IARPP Chile, que promueve el conocimiento del psicoanálisis y la psicoterapia relacional, compartieron la siguiente declaración relacionada con el duro presente que atraviesa nuestro país.

Es desde la perplejidad y preocupación suscitadas por los acontecimientos que en este momento se están desarrollando en nuestro país, que ofrecemos una reflexión que esperamos pueda enriquecerse en el diálogo.

Al parecer, durante mucho tiempo, un modo de relacionarnos con la realidad social quedó normalizado. Los estallidos de violencia social, sin precedente desde el término de la dictadura nos han puesto frente a una forma de violencia solapada que se despliega en la opresión social. La violencia cruda de las calles genera miedo, angustia y temor, pero la violencia silenciosa de un sistema social y económico opresivo genera enajenación y depresión. Sabemos, por los aportes de nuestra disciplina, que el odio surge frente a una ausencia de validación que va más allá de lo tolerable y que llega a ser humillante. Para nosotros, esto se expresa hoy en la ausencia de un tejido social que les dé a todas las comunidades e individuos que conforman nuestro país un sentimiento de ser un igual a los ojos del otro.

Desde esta necesidad de validación del otro quisiéramos pensar: la necesidad de contar con los medios para sustentar una vejez digna, cómo recuperar los recursos naturales que pertenecen a todos los chilenos; cómo proteger realmente a los niños más frágiles de nuestra sociedad para que no mueran en los espacios destinados a acogerlos; cómo lograr que nuestros hospitales, que funcionan gracias a la convicción de sus trabajadores, cuenten con los recursos que no sean los de un hospital de campaña; un transporte público que no haga de la vida cotidiana un calvario para llegar y volver del trabajo, cómo generar un Estado que debiese poder garantizar el derecho ciudadano equitativo a una educación de calidad, como así también a la cultura.

El sufrimiento colectivo, hasta ahora sin voz, para el cual todos nosotros como sujetos sociales hemos sido sordos, se hizo oír y nos interpela a pensar en lo que, hasta ahora, no hemos escuchado.

Somos un grupo de profesionales de la salud mental unidos bajo la convicción de que, en la relacionalidad humana, en su capacidad de lograr vínculos de mutuo reconocimiento, tanto familiares como sociales, se encuentran las condiciones que nos hacen emerger como propiamente humanos. Chile tiene en las venas de su historia no sólo las huellas del dolor, sino también la esperanza, las reconstrucciones y la ilusión de los nuevos amaneceres, como así también la capacidad de transformar la violencia destructiva en la afirmación constructiva de los derechos que nos dignifican. El primer eslabón fundamental es el reconocimiento de lo que está ocurriendo y que requiere una escucha y un dialogo humildes para generar un nuevo pacto social, una nueva concepción de lo que somos como ciudadanos, y como suma inclusiva de comunidades agrupadas bajo la noción de un mismo país.

Como IARPP Chile confirmamos nuestro compromiso con aquello que nos hace humanos y desde el pequeño espacio que ocupamos, nuestra disposición a colaborar en esto que nos convoca. Volver a pensar quiénes somos como país.

Foto del gran Sébastien G. Mora (www.sebastien.cl – cuenta IG:@xsebastien )

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link