En una visita protocolar con miras a la cumbre APEC que se desarrollará en  Chile el 16 y 17 de noviembre, la autoridad malaya, Señor Datuk Ignatius Darell Leiking, tuvo un productivo encuentro con la prensa, en el que abordó todos los temas. Revista MagZ estuvo ahí para contarte hasta el más mínimo detalle.

Luego de reunirse con Roberto Ampuero, Ministro de Relaciones Exteriores del país, y de maravillarse con una breve visita a Valparaíso, Datuk Ignatius Darell Leiking, Ministro de Comercio Internacional de Malasia, comenzó su intervención refiriéndose al gran trabajo realizado por la Cámara Chileno Malaya de Comercio, Industria y Servicios AG: “A un año de su creación estamos muy contentos por la labor que ha llevado a cabo. Creemos que ha cumplido a cabalidad su objetivo de acercar el comercio entre ambos países”.

A nueve años de la firma del Tratado de Libre Comercio entre Malasia y Chile “el único país con el que tenemos un acuerdo directo bilateral” -destaca Datuk Darell- existe mucho optimismo en el país asiático respecto al futuro: “Chile es un socio comercial que crece, por eso queremos aprender mucho de este país y que mutuamente se compren más productos para fortalecer aún más nuestras economías”.

¿Por qué vieron en Chile su principal socio estratégico?

Cuando vino el Primer Ministro de Malasia se reunió cuatro veces con el canciller y sostuvimos muchas reuniones con el embajador de Chile en Malasia, por lo que desarrollamos un trabajo muy cercano entre las autoridades de ambos países. Es el primer país que visitó Malasia con su nuevo gobierno. Hemos tenido una relación larga y la más importante de todas, y por eso vemos a Chile como plataforma gracias a nuestra cercana relación y toda la interacción positiva con el gobierno chileno.

¿Qué productos cree que Chile debería importar desde Malasia en el futuro?

Actualmente hay un monto importante de importaciones de muebles de cocina y hay un espacio para traer otros muebles para uso de escuelas y universidades. También artículos médicos como guantes que ya se exportan a Chile, y otros elementos desechables, equipamientos para pruebas o testeos, catéteres e insumos de hospitales. Creemos que deberían aumentar las importaciones por ejemplo de microondas y aplicaciones electrónicas. Tecnología en general, como de vigilancia de hogares, seguimientos en los puertos, y aplicaciones para hacer inventarios.

¿Cómo relaciona su economía el aspecto comercial el ecológico?

No tiene sentido ser exitosos si no cuidamos el medioambiente, hay que proteger la ecología (mientras responde se percibe un pequeño temblor).
Sentí un movimiento telúrico, primera vez que lo siento, pero eso es normal para ustedes (risas…)

En Malasia se cortan árboles todos los días y se matan orangutanes. Malasia maneja los bosques, los ecosistemas a su forma, pero cuando se realizan estas prácticas ilegales hay un castigo, hay cárcel. Se debe avanzar respetando la ley, así como a los corruptos se les detiene, a quiénes hacen daño al medioambiente también.

¿Qué le ha gustado de su visita al país?

Chile es muy hermoso en cuanto a belleza natural y es un país del que hay muchas cosas que aprender. En lo personal me gustaría llevarme este clima a Malasia, porque allá es demasiado caluroso. Cuando fui a Valparaíso la temperatura era muy agradable, porque por ejemplo no sudaba bajo el sol. Me siento muy afortunado de estar por primera vez en Chile, y nos volveremos a ver en noviembre.

¿Con qué se va a encontrar un turista que decide visitar Malasia?

Muchas cosas buenas. Primero la comida, un poco picante pero deliciosa. La gente es muy simpática al igual que en Chile. Sin duda los chilenos que visiten Malasia se van a sentir como en casa. En cuanto a precios, van a encontrar todo barato y todo muy lindo.

¿Cuáles son los desafíos de Malasia en su calidad de anfitrión de la cumbre de la APEC 2020?

Resolver los problemas con consenso y juntos, como lo está haciendo Chile. Esperamos que Malasia sea capaz de hacer lo mismo, de juntar a todos los países. Si lo logramos seremos muy felices, porque nuestra idea es traer de vuelta el espíritu original de APEC. Esperamos que la comunicación constante entre los países nos permita entendernos mejor aún. El problema principal es que todos quieren lo mejor para sus países pero se olvidan de hacer el bien unos a otros. Creo que en el caso de Malasia el desafío es cómo humanizamos el trabajo, cómo aprendemos de las diferencias del otro y de las cosas que tenemos en común. Lo que tenemos en común es la gente y si no encontramos soluciones a las disputas económicas serán ellos los más afectados. Debemos trabajar juntos para lograr una misión común, caminar unidos.

Respecto al conflicto comercial entre EEUU y China, ¿ve posible un acuerdo o será el modelo mundial del comercio en el futuro?

Malasia es una economía pequeña, pero todas las naciones pequeñas contribuyen al comercio del mundo, por lo tanto somos necesarios para los grandes países. De manera inesperada salió este problema que de manera personal los presidentes están tratando de resolver. Todos somos parte de la cadena de servicios globales, todos contribuimos. Los poderosos no tienen que pensar sólo en ellos, sino que en todos, porque todos somos importantes. El mundo está dividido en este tema y Malasia acepta que hay que tener cuidado con la seguridad nacional, al igual como lo haría Chile. Nadie nos puede decir si está bien o mal. Si encontramos algo malo vamos a decirlo, pero por ahora creemos que marcha todo bien. Cada país tiene un enfoque distinto, pero creemos que existen países que no se comunican. Es como una relación, si no conversamos no nos vamos a conocer. Todos estamos de acuerdo con el libre comercio y que EEUU y China escuchen al resto del mundo, porque aunque pequeños, somos parte de su éxito. Démosle la oportunidad de que nos escuchen.

Suscríbete a nuestro Newsletter
close-link
Suscríbete a nuestro Newsletter
Cerrar