Durante esta semana se espera que se de lugar nuevas tratativas parlamentarias respecto del proyecto de retiro de un 10% de los fondos disponibles en el sistema de AFP, iniciativa que no sólo ha abierto debate, acompañado de una división profunda respecto de los pilares políticos de las coaliciones enfrentadas en la discusión, sino también ha puesto de manifiesto la falta de compromiso para resolver de manera ágil propuestas reales, del tamaño adecuado para enfrentar las necesidades económicas de la ciudadanía.

Por Nicole Stückrath

Las políticas económicas de tipo fiscal constituyen el tipo de herramienta con las que cuentan los gobiernos para hacer frente a necesidades de carácter económico en momentos en que los privados, ya sea por desincentivos del mercado o shocks transitorios de envergadura, no pueden seguir guiando la actividad económica de forma fluida. Conocido en el estudio de las ciencias económicas es el planteamiento Keynesiano y Neo Keynesiano, el cual postula que el aumento del gasto fiscal tiene efectos sobre la economía real, al ser el gasto público uno de los pilares en la determinación del consumo doméstico. En estos momentos, el gasto de hogares y el de empresas está paralizado y disminuido, las exportaciones se mantienen creciendo a tasas bajas pero infladas por un dólar, en promedio más alto de lo normal, por lo tanto, esto deja al gasto fiscal como hito de fuerza en la inercia de la conducción económica.

A partir de este planteamiento, se comprende, que en el acuerdo de reactivación económica se haya puesto sobre la mesa un paquete de asistencia económica dirigido a familias y empresas, protección del empleo y estímulo de inversión por un monto total de US 12.000 Millones, monto que implica no poder cumplir la regla de déficit estructural del gobierno, además de levantar el uso de recursos y deuda para financiarlo, dejando las finanzas públicas con un déficit fiscal relevante ( 8% PIB) y un monto de deuda que se empinará con creces sobre el 45% del PIB, (los instrumentos de deuda usados se tranzan en mercados secundarios y son volubles a efectos de valor, dado que se emiten en dólares y otras monedas, y están afectos a tasas que descuentan sus valores las cuales se ajustan al premio por riesgo en el momento de las transacciones).

La propuesta económica que presentó el gobierno, hace poco más de una semana, como medida para paliar las restricciones económicas de las familias, fue considerada insuficiente y levantó críticas por considerarlas desapegadas de la realidad de las familias y personas, además de que dejó la percepción que, nuevamente, dejarían a muchos fuera por los requisitos, siendo, tal vez, lo más cuestionable que, finalmente, traspasaban la responsabilidad económica a las familias que ya cuentan con una carga financiera encima casi imposible de solventar. En este punto se vio un esfuerzo del gobierno, por explicar que las condiciones del préstamo solidario, parte de las medidas planteadas, eran muy favorables al tener tasa cero y con un plazo de 4 años para pagarlo, posteriormente flexibilizándolo con la posibilidad de condonación y un subsidio del 25% del monto total prestado.

Esto propició que ganara terreno la iniciativa de retiro de hasta el 10% del fondo individual acumulado en formato de ahorro forzoso, administrado por las AFP para financiar pensiones. Los argumentos técnicos que están detrás del rechazo a esta iniciativa son múltiples. El ahorro nacional se compone del ahorro público más el privado. El público ya no está porque fue comprometido en el paquete de US 12.000 Millones, el privado está compuesto prácticamente sólo por el ahorro forzoso, porque la capacidad de ahorro individual promedio está sujeto a la tasa de ahorro obligatorio. Estos fondos se encuentran invertidos en distintas carteras conocidos como fondos, cuya diferencia radica en la concentración de instrumentos de renta fija (bonos, corporativos o fiscales) y renta variable (acciones), lo cual obedece al porcentaje de riesgo de cada portafolio. Así, el fondo A, el de mayor riesgo, tiene más concentración de instrumentos más volátiles, Acciones y High Yield y el fondo E solamente instrumentos de deuda de bajo retorno, pero elevada seguridad de pago.  No menor es el hecho que están en mercados diferentes, concentrando un 45% del monto total de inversión en el extranjero. Esto implica que el dinero invertido no está disponible hoy y que varios miles de millones están fuera de Chile. El liquidar los activos para convertirlos en dinero tiene costos de transacción, comisiones, impuestos, diferencias de cambio, spread de tasas, por lo tanto, hacerlo todo de una vez afectará el valor de las carteras. Por otra parte, el exceso de posiciones de venta terminará por afectar su precio, con lo que no sólo se recibe menos por cada instrumento vendido, sino que también se devalúan los instrumentos en el mercado, afectando el valor del stock de activos, valor de las empresas, y elevando las tasas de interés, debido al mayor riesgo. La pérdida de ahorro nacional empeora la capacidad de financiamiento del país, volviéndolo más riesgoso, con lo que se eleva el costo de acceso a la deuda, las tasas suben y, con ello, el servicio de deuda pública se deteriora más aún, lo que empeora las finanzas del gobierno, ya suficientemente comprometidas.

Para finalizar, si se aprobara reponer lo retirado con un fondo solidario financiado por el gobierno, el cuál se estima podría llegar a US 18.000 Millones, sumados a los US 12.000 aprobados, alcanzamos US 30.000 millones de gasto puro, cifra que es absolutamente desproporcionada para un país de 19 Millones de habitantes, donde la fuerza de trabajo, hoy, apenas se empina cerca de los 8 millones de habitantes y donde los ingresos están severamente castigados. 

La salida de este callejón estará en plantear un esquema redistributivo de los fondos aprobados para gasto con el objetivo de mejorar las transferencias, subsidios y mecanismos de traspaso hacia la sociedad y velar por no darle marcha limpia al retiro de fondos de las AFP. No quiero terminar sin antes precisar que es correcto lo indicado por el Ministro de Hacienda, en cuanto a que el retiro de fondos es una medida regresiva. Beneficiaría más a los que tienen más y no da solución a lo transitoriamente urgente para los más vulnerables. No hay dudas de que perjudicaría el valor de los activos ahorrados por todos.

Leer también: HIGHLIGHT ECONOMICO SEMANA DEL 29 DE JUNIO AL 5 DE JULIO

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link