Mientras el mundo continúa convulsionado por la pandemia y, posibles nuevos rebrotes asociados a las multitudinarias protestas contra la violencia racial en distintos puntos del orbe, en Chile, se logra presentar un acuerdo entre Gobierno y oposición para articular un plan de medidas dirigidas hacia la protección del ingreso familiar y recuperación de la economía.

Por Nicole Stückrath

Otra semana más en que seguimos fraguando en aguas movidas y turbulentas. Los mercados internacionales no logran encontrar un punto de quietud y estabilidad. Bombardeados por noticias de cifras de aumentos en contagios en varios puntos del mundo, mientras en Europa se abren algunas fronteras para permitir el movimiento de sus habitantes, resurgen las protestas, a raíz de un nuevo caso de muerte de carácter racial a manos de oficiales de policía en EE.UU., reinstalando el miedo a un rebrote en los contagios de Covid -19 y, como resultado de ello, los mercados caen y rebotan a modo de resorte buscando argumentos sólidos que les permitan consolidar sus resultados.

La Fed y el Banco Central Europeo continúan con políticas marcadamente expansivas. Ambos institutos emisores han declarado su apertura para comenzar a crear carteras (de inversión) con la compra de bonos corporativos, transados en mercados secundarios, con vencimientos cortos (no más de 5 años) con el objeto de ampliar sus balances (Activos), a la vez que entregan financiamiento directo al sistema, produciendo un efecto favorable sobre el valor de las empresas afectadas. Varios expertos han planteado al Banco Central de Chile que imite la iniciativa a nivel local, puesto que el mayor riesgo del escenario actual ha elevado las tasas de acceso al financiamiento para empresas haciéndoles menos factible, e inviable en algunos casos, el que accedan a fuentes de recursos para continuar sus operaciones.

China, publicó datos de manufactura, sector que mostró un incremento de 4,4%, mientras el comercio sigue disminuido y la inversión aún no alcanza cifras de consolidación. Todo esto apunta, efectivamente a un retraso en la posible reactivación económica. Destaca también el hecho que anunciaran que mantendrán bajo observación el consumo de salmón por considerarlo de riesgo en la transmisión de Covid. De manifestarse esta restricción en el consumo del gigante asiático, la industria salmonera nacional se verá afectada, dado que China es uno de los principales destinos de exportación de la carne de salmón producida nacionalmente.

A nivel nacional la noticia de la semana es sin duda la presentación de un acuerdo entre gobierno y oposición que busca proteger el ingreso familiar, a través del denominado Ingreso Familiar de Emergencia 2.0 (IFE), toda vez que mejora el que existe actualmente, aumentado el aporte por miembro familiar hasta un máximo de $100.000 con tope a 4 miembros y, posteriormente a una cifra proporcional, de acuerdo, a los miembros e ingreso de cada familia. Junto con esta iniciativa se mejoran condiciones del seguro de cesantía vigente, se protege e incentiva el empleo de mujeres y jóvenes con subsidio directo al empleo, se incentivan áreas y sectores de inversión privilegiando áreas de obras públicas y sanitarias.  Se apoyará con mejor cobertura a las pymes y empresas para proteger el empleo y asegurar continuidad en la operación de las grandes empresas.

En esta iniciativa se incluye cobertura y apoyo a trabajadores independientes quienes podrán acceder a beneficios como el IFE, además de acceder a crédito del estado con condiciones preferentes, tasa 0% y plazos de pago, como así también la extensión del beneficio de post natal para padres cuyo permiso se termine durante la emergencia sanitaria. 

El paquete de medidas planteadas se estimó en un mayor gasto a través de un fondo especial y extraordinario con vigencia de 24 meses de US 12.000 Millones financiado con deuda y fondos soberanos, lo que elevará el porcentaje de deuda nacional sobre el PIB por encima del 40% y se comerá los ahorros públicos del país erosionando el ahorro nacional. Este tipo de medidas se comprende en el escenario de elevada complejidad económica y social, pero para que no provoque severos y profundos problemas en el crecimiento económico, la consolidación del balance fiscal debe ser creíble y el uso de los recursos efectivamente dirigido hacia los fines de protección y apoyo a la producción y el crecimiento, ya que para cubrir las mayores obligaciones a las que se ha enfrentado a las finanzas públicas, este deberá ser financiado con aumentos de impuestos futuros y restructuración del presupuesto fiscal, lo que debe ser guiado de  forma paulatina y prudente para no sacrificar la potencial capacidad de recuperación del país.

Leer también: HIGHLIGHT ECONÓMICO SEMANA 8 AL 14 DE JUNIO

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link