Nuestro columnista, experto en prácticas de Management y Gobierno Corporativo, nos entrega su visión respecto al presente del emprendimiento en el país, su estatus actual en la región y los distintos caminos que se pueden encontrar en Chile para iniciar un pequeño o mediano negocio.

Por Juan Carlos Hayes

Una nueva realidad se está viviendo en el emprendimiento en Chile. No sólo crece exponencialmente, sino que se advierte una transversalidad impresionante, sin distinción de género o edad, sea en provincias o en la capital, representantes de la sociedad entera. Diríamos que, en materia de emprendimiento, algo grande está pasando.

Y es que pareciera ser que se ha creado un ambiente propicio. Por un lado, la globalización de mercados lleva aparejado la globalización de ideas, la actualización de tecnologías y tendencias, que abren la mente y empujan a miles de personas a atreverse y llevar adelante sus sueños. Eso es algo nuevo. Antes las distintas generaciones buscaban estabilidad y muchas veces su éxito estaba medido por sus carreras profesionales al interior de compañías que le daban cierta seguridad. El éxito iba aparejado de estabilidad y desarrollo al interior de las empresas. Eso se acabó, no va más. Hoy se disfruta el viaje y no es sinónimo de éxito apostar a una carrera de largo plazo en una misma compañía. Tamaño desafío tienen las grandes empresas y corporaciones, en todo el mundo, para retener a sus talentos y tener sucesión. Y este fenómeno va más allá de la generación Millenial, ha abierto la mente a todos. Sólo se necesitan sueños y ganas de perseguirlos.

Para quienes buscan establecer su propia empresa, una cosa es segura: Pueden hacerlo en Chile, país latinoamericano reconocido y celebrado por proveer un ambiente propicio para el desarrollo de emprendimientos exitosos. Según el Global Entrepreneurship Índex 2018, Chile es el mejor país de América Latina en este ambiente, y es el decimonoveno país del mundo en el desarrollo de emprendimientos. Otro respaldo es el que tiene la Universidad del Desarrollo, con su MBA número 1 en Emprendimiento en Latinoamérica, según el ranking de la revista América Economía.  Estos reconocimientos se pueden vivir, sentir, palpar, día a día en Chile.

Y para muestra, un dato estadístico de emprendimientos chilenos: 132 mil empresas, del segmento pequeñas y medianas, se crearon durante el 2018.  Y junto al crecimiento y consolidación de las empresas, vienen de la mano más oportunidades laborales, mayor desarrollo, crecimiento económico y oportunidades para quienes se incorporan al mundo del trabajo. En Chile esto toma aun más relevancia al ver la fuerte migración que está experimentando el país.

Nadie dice que el viaje de emprender sea fácil.  Cualquier emprendedor, que hable sobre su experiencia, podrá decir que el proceso no le fue fácil, pues claro que no lo es.  Pero, para quienes se llenan de dudas, después de fracasar en un intento, debemos destacar que cada vez existe más apoyo, una mejor red para emprender. Ejemplos hay por decenas, como el portal creado por el gobierno de Chile, denominado Empresa en Un Día, que permite crear empresas directo desde la página web. Además está CORFO, que cuenta con múltiples programas de apoyo, tanto para emprendimientos en etapa de formación, “Semilla”, o cuando se trata de empresas constituidas, “Expande”. CORFO es también reconocido mundialmente por su programa StartUp Chile, que ha alcanzado una valorización de US $240 millones, un programa que tiene 9 años.  Por otro lado, está SERCOTEC con sus programas “Abeja”, “Semilla” y “Crece”, que ayudan a distintos tipos de emprendimientos y empresas, desde industria creativa, turismo, manufactureras o gastronómicas.  

También debo destacar fundaciones y otras organizaciones destinadas a ayudar a los emprendedores a cumplir sus sueños. Como la Asech (Asociación de Emprendedores de Chile), que tiene un impresionante número que supera los 32.000 emprendedores como socios.  Además, existe un grupo, al cual pertenezco, denominado G100. Somos un grupo de personas que como emprendedores hemos logrado un nivel de madurez que nos permite acompañar y aconsejar a nuevos emprendedores. Nos interesa que sus proyectos vivan, se consoliden y sean exitosos. Fundaciones como IF o incubadoras de distintos orígenes, como por ejemplo las que algunas Universidades han creado, conforman el universo activo de organizaciones que están detrás del desarrollo del emprendimiento en Chile.

Chilenos y extranjeros, sin distinción encontrarán en Chile recursos y oportunidades que les darán la posibilidad de concretar sus sueños. Que Chile sea un mejor país para emprender, es lo que a todos nos mueve.

Te invitamos a visitar www.hayesycorp.com y saber más del primer cluster en latinoamérica especializado en gobierno corporativo, estrategia y reputación.

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link