Una empresa que surgió a partir del análisis interno para generar impacto ambiental.

Por Vicente Bloise

No todos los “virus” le hacen daño al ambiente que nos rodea. Algunos de ellos nacen y desarrollan cualidades positivas a través de la bondad, al comprometerse por hacer el bien donde quiera que se encuentre y construir paz. Su nombre es Birus (https://birus.org/), un emprendimiento que tiene por finalidad convertirse en apoyo de empresas que desean incorporar sostenibilidad a sus compañías, con la intención de formar un fenómeno social y ambiental.

La idea de Birus en Chile surgió de un análisis interno y algunas experiencias profesionales de un relator que conoce el sector del emprendimiento social y con propósito. De acuerdo con Camila Siles, gerenta y consultora de Birus, “el 2015 el socio fundador, Pablo Sepúlveda, luego de pasar por varias experiencias profesionales y de una búsqueda personal pensó  -inspirado por las Empresas B como Patagonia- en crear una empresa que usara la fuerza del mercado no sólo para generar utilidades, sino también para generar impactos positivos sociales y ambientales y además, «contagiar», ese espíritu. De ahí nace el nombre de Birus”, expresó.

Como todo emprendimiento, Birus” también ha tenido varias fases de prueba de servicios o modelos de negocios para luego de un breve apostar por el verdadero valor: “Después de probar varios servicios o modelos de negocios (un e-commerce de productos sustentables, una agencia de marketing para empresas con propósito) hemos visto que el servicio que ha generado más valor y ha tenido más «éxito» es el de consultoría (servicio que prestamos desde el 2016), con el cual acompañamos a empresas para que puedan ser más sostenibles y aumentar así su impacto social y medio ambiental. Además, hemos asesorado a muchas empresas que en ese camino quieren certificarse como Empresa B”, señaló.

“El 90% de las empresas que hemos asesorado para obtener la certificación B ha logrado certificarse, el resto, por distintas razones propias de la situación de cada empresa, decidió no continuar y abandonaron el proceso. Actualmente estamos asesorando a todas las empresas del portafolio del primer fondo de inversión con impacto que pretenden que todas sus empresas sean B”, comentó Siles.

Birus confía en el compromiso real que le brindan sus empleados a la empresa a través de la bondad: “todas las personas que trabajan acá están cien por ciento alineadas y viven el propósito de la empresa que es «contagiar bondad». No es fácil lograr eso y encontrar a personas que compartan tu propósito. Eso tiene efectos en la productividad, satisfacción, relaciones laborales y trato con los clientes, proveedores, entre otros, afirmó Siles.

A causa de la pandemia de Coronavirus, que afecta a Chile y al mundo, Birus ha tomado medidas preventivas para evitar el contagio entre sus empleados y clientes desde la empatía: “Siendo más flexibles y comprensivos, extremando la colaboración aún más con trabajadores, clientes, proveedores. Al igual que todos, con trabajo cien por ciento remoto, pero ya teníamos experiencia con el home-office o trabajo en casa, así que no ha sido difícil. Y teniendo la oportunidad de reflexionar más y convencernos aún más de que la sostenibilidad no sólo hace sentido sino que es un buen negocio, aseguró.

Cuando la pasión por emprender se impone, los retos en la vida son pruebas que ponen al emprendedor en la búsqueda de su verdadero valor. Siles asevera “que van a haber muchos obstáculos, pequeños y grandes, porque emprender no es fácil, pero vale la pena especialmente si te mueve algo más allá de «hacerte rico», finalizó.

Suscríbete al Newsletter
Enviar
close-link

Suscríbete al Newsletter

SUSCRIBIRSE
close-link